Crónicas Gremiales

Sindicato de obreros fideeros (02-12-2016)

El nacimiento de este gremio se produce como consecuencia de una separación dispuesta en 1946, pues en años anteriores la actividad se concentraba en el Centro de Obreros Molineros.  Los molineros, sin embargo, resolvieron en esa época integrarse a la Federación Nacional del área, lo que determinó una separación.

Esta se concreta  en el transcurso de una asamblea cumplida el 13 de abril de 1946 que fue presidida por el señor Ricardo Uberífero y en cuyo transcurso se resuelve constituir un centro propio que se designó “Centro Empleados-Obreros Fideeros y Afines”.

La primera comisión directiva, que de allí surgió quedó constituída de la siguiente manera:

Presidente: Donato Antonini

Secretario: Roberto Luis Limori

Tesorero: José Martínez

Vocales: Idolio Dominguez, Ricardo Uberífero, Héctor Rodríguez, José Cortese y Enrique Capandegui.

Suplentes: Alfredo Lagún, Juan Morel y Alberto Rivero.

Parte de la historia del gremio nos fue relatada por uno de los trabajadores fundadores, el señor Héctor Félix Rodríguez a quien entrevistamos en su domicilio de la calle 9 de julio  985.

Nacido en 1920 ingresó a los 14 años a la fábrica de Luis Vizzolini, donde trabajó hasta 1964 en que se acogió a la jubilación. Tuvo un solo trabajo en su vida, aunque después del retiro realizó actividades administrativas.

En su relato discurren muchos de los aspectos de la actividad gremial, recordando que la sede original del gremio estuvo ubicada en un local interno de la que fue la estructura del Club Boca, en calle 9 de julio.

También recuerda que varios dirigentes que tuvieron predicamento político en su época, habían surgido de las filas del gremio molinero, del que luego se separarían los fideeros. Sobre todo desde allí surgieron figuras como Lorenzo Pevé y Francisco Fraccia, por ejemplo.

El mismo Rodríguez recuerda una fuerte actividad política personal, muy estrechamente vinculado con la acción que desarrollara el doctor José Campano.

Horacio Masmut Ale (08-10-2016)
Dirigente sindical y político
Fue un dirigente sindical y político que llegó a ocupar los más altos cargos en Tres Arroyos en tiempos de grandes turbulencias sociales.
Como trabajador fue afiliado al poderoso Sindicato de Luz y Fuerza donde forjó una trayectoria que lo llevaría a ocupar el más alto cargo en la Delegación Regional de la CGT tras el proceso de normalización de la misma luego del proceso militar que prácticamente la había desactivado.
Ese proceso de normalización se produciría en 1971 cuando ya el país se encaminaba hacia las elecciones de 1973.
Eran momentos de fuerte crisis social y económica, de modo que las organizaciones obreras tuvieron un protagonismo importante en los reclamos pero también en la participación y búsqueda de soluciones.
Ese proceso de crisis se manifestaba de diversas maneras, algunas de las cuales ya hemos relatado en este espacio, pero es bueno recalcar que se observaba un creciente mercado negro en insumos sustanciales.
Por ejemplo no se conseguía chapa para la ejecución de las más variadas actividades y luego se profundizaría en la escasez de aceite, azúcar y hasta papel higiénico.
Ale, al frente de la CGT regional mantenía diferencias importantes con otros gremios, como la poderosa Unión Obrera Metalúrgica, que ocupaba el cargo de subdelegado a través de Norberto Leonel Larrechea.
Fueron los tiempos en que se lanzaba un programa de viviendas que nunca se ejecutaría, y del que hemos hablado en crónicas específicas sobre los planes de viviendas. Esta acción generaba dudas y suspicacias y profundizaban las diferencias.
Fue en ese marco en que en una madrugada, Larrechea fue agredido y herido a balazos cuando llegaba a su casa, en calle Isabel La Católica. 
Milagrosamente se salvó pero la ciudad se vio conmovida por un suceso de esa naturaleza y casi todos los ojos apuntaron a Ale y su familia. Nunca se probó oficialmente alguna relación.
Fueron los tiempos en que también se lanzaba una novedosa iniciativa propiciada desde el gremio de Luz y Fuerza y adoptada por el resto de los gremios: la creación de la Asociación de Obras Sociales, conocida como ADOS.
Era una práctica que se había desarrollado en otros lugares del país con cierto éxito.
Fue así que se inició la gestión para la compra, concretada años después, de un edificio en calle 1810 para el desarrollo de un ambicioso proyecto de prestaciones asistenciales para todos los afiliados a distintas obras sociales.
El sistema se pondría en marcha y su conductor fue el taxista Fernández, pero nunca lograría un desarrollo pleno. Incluso en ese lugar se desarrollaría un suceso policial emergente de un problema privado.
El edificio fue prácticamente incautado tras el golpe militar de 1976 y ADOS desapareció. Sería largo el camino a recorrer para lograr que la estructura fuera restituida a la CGT regional que es su propietaria y que ahora arrienda a la Municipalidad.
Como decía, eran tiempos de gran complejidad y de fuertes turbulencias sociales y políticas.
Ale, como afiliado al Partido Justicialista también participaría en las listas de concejales que acompañaron al último Intendente peronista de Tres Arroyos, Fernando Ricci.
Durante una licencia de Ricci, Horacio Ale ocuparía interinamente el cargo del Intendente municipal. Sería entre el 16 de mayo de 1995 y el 25 de julio del mismo año.
En agosto de 1971, Horacio Masmut Ale hacía las primeras declaraciones luego de la normalización de la CGT regional y la consolidación como Delegado Regional.
Posteriormente sería reemplazado por el gráfico Vicente Bianchi.
Esto decía Ale cuando aún el secretariado no había asumido formalmente:

Crisis en Tres Arroyos (02-07-2016)
(1972) Primera parte
En el año señalado el país atravesaba un proceso crítico, especialmente de carácter económico, con fuerte repercusión social. Tres Arroyos no escapaba a esa situación, con fuerte impacto en la industria y un proceso de disminución de fuentes laborales.
Eran tiempos de gobierno de facto, y en nuestro caso estaba a cargo del odontólogo Oriente Blas Calabrese.
También eran tiempos de fuertes liderazgos sindicales. Horacio Ale, de Luz y Fuerza, era el titular de la Delegación Regional de la CGT, secundado por Norberto Larrechea, por entonces representante de una fortísima Unión Obrera Metalúrgica.
Precisamente este último gremio comenzaba a sentir los efectos de la crisis pues era en ese sector donde se observaba una progresiva retracción de la actividad.
El tema era analizado por un plenario de gremios de la CGT que resolvía plantear a las autoridades municipales su inquietud por la falta de controles en el cumplimiento de precios máximos en productos de primera necesidad, como así también por los aumentos producidos por la administración comunal en las tasas retributivas de servicios.
Se solicitó y se concretó una audiencia para entregar un petitorio, la que se verificó el 7 de junio de 1972 en el despacho oficial, exponiendo en la oportunidad, además de Larrechea, el dirigente del gremio de la industria de la carne e integrante del secretariado, Enzo Sangiuliano.
Escuchamos lo que ocurrió en esa ocasión:

Crisis en Tres Arroyos (04-07-2016)
(1972) Segunda parte
En medio de un fuerte dispositivo policial se cumplía, a mediados de julio de 1972 un paro general de actividades y una manifestación popular de reclamo por la falta de respuestas a un petitorio que se había entregado un mes antes a las autoridades municipales.
La falta de controles sobre los precios máximos establecidos a productos de primera necesidad y el aumento de las tasas retributivas de servicios, eran el eje central de los reclamos, en medio de una creciente crisis en las actividades productivas.
La tensión aumentó por el dispositivo policial y los manifestantes reclamaron a viva voz la renuncia de las autoridades municipales.
Nuevamente el despacho del Intendente Calabrese fue el escenario de una reunión con los representantes de la CGT Regional y esto es lo que ocurría.

El gremialismo en el transporte de cargas (28-05-2016)
Eliodoro Carrera
El gremialismo en el empresariado del transporte ha tenido una fuerte evolución en los últimos años con la aparición de nuevas organizaciones.
Sin embargo, la década del 70 significó que Tres Arroyos ocupara un lugar privilegiado en la acción gremial, e incluso desde sus filas surgió quien luego sería intendente municipal: Francisco Couso.
Era el tiempo de la CATAC, la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas que fue conducida durante muchos años por un tresarroyense: Eliodoro Carrera.
Aquella confederación se nutría de la acción de Federaciones y estas de las cooperativas.
La Cooperativa de Transportes de Tres Arroyos fue liderada por el mencionado Couso, quien luego se proyectó como titular de la FETRASUR, la Federación del Transporte del Sur de la Provincia.
La participación gremial fue de considerable dimensión en esa época. Si bien los temas centrales siempre pasaron por la defensa de las tarifas de acarreo, hubo otras cuestiones de política de fondo que fueron abordadas.
Fue el tiempo de la implementación del sistema de peso-potencia, un mecanismo tendiente a la modernización de las flotas de camiones pero que dejaba fuera del sistema a no pocos empresarios de modesta proyección.
La cuestión ha sido re instalada en los últimos tiempos, pero cabe señalar que no es nada novedoso.
A principios de la década del 70 se desarrollaba un paro de camioneros en reclamo de una actualización tarifaria que se lograba.
Fue en ese contexto cuando Eliodoro Carrera, de manera telefónica anunciaba el arreglo y el levantamiento de la medida de fuerza.
 
La acción gremial empresaria
Aquellos visionarios fundacionales de la actividad empresaria de Tres Arroyos observaron la necesidad de organizarse para potenciar la acción del crecimiento y defender aquellos derechos que creían les correspondía en función de una sociedad que crecía inexorablemente.
Se produjo así la creación de la Liga del Comercio e Industria el 31 de mayo de 1925, momento desde el cual la entidad, además de cumplir con sus objetivos, se afrontaron circunstancias diversas alternando no pocas situaciones conflictivas internas y externas.
Pero su accionar no se detuvo y su contribución fue notable a lo largo de su vida institucional, trocándose muchas décadas después en la actual Cámara Económica.
Además de aquellos próceres lugareños, la institución fue renovando su dirigencia y uno de los mandatos más recordados fue el de Nicolás Di Croce, un empresario vinculado con las actividades inmobiliarias.
Se iniciaba la década del 70 esa conducción comenzaba a ser cuestionada, una situación que se repetiría muchos años después, provocando tiempos de cierta inestabilidad.
Surgía un denominado Movimiento de Acción Empresaria entre cuyos impulsores se encontraban José Zurita, Walter Abel y Fidel Altieri, entre otros.
Se discutía sobre si propiciar un proceso de renovación o si directamente romper con la institución impulsando un organismo paralelo.
La traumática situación no significaría, finalmente, un quiere institucional y la Liga continuó su derrotero desembocando en otra prolongada gestión, la de Manuel López Barbeito.
Durante su gestión se propiciaría una fuerte inserción de la organización gremial lugareña, fortalecida por la participación de decenas de cámaras adheridas, en una Federación Económica del Sur, una Federación provincial y una Confederación General Económica de alcance nacional.
Se incentivaba y profundizaba la participación gremial empresaria en la discusión de temas propios del empresariado pero también de aquellos de importancia general para la comunidad.
Se implementaba APS, la Asociación del Personal Superior, una obra social de calidad para un sector de mayores ingresos: el empresariado.
Su funcionamiento, sin embargo, significaría enfrentamientos diversos con el Círculo Médico Regional, por entonces encabezado por el doctor Alfredo Podlesker.
Incluso, el 29 de noviembre de 1973 se organizaría la realización de una mesa debate entre las partes con transmisión de la radio local.
La por entonces Liga del Comercio e Industria tuvo en varias oportunidades enfrentamientos públicos con las autoridades municipales y también con la Cooperativa Eléctrica, por ejemplo.
Una profunda crisis económica hizo que se gestionara y lograra una reunión con el Ministro de Economía de la Provincia, contador Ricardo Lumi, quien con antelación había sido presidente del Banco de la Provincia.
La reunión se concretaba en La Plata en octubre de 1971 en medio de una polémica pública de la entidad con la administración municipal del intendente Oriente Calabrese.
A pesar de las diferencias de criterios, la delegación empresaria fue acompañada por el secretario de Gobierno, Angel Romeo Petrazzini y esto era destacado por López Barbeito:
Click en la imagen para ampliar.
Un año después, en octubre de 1972 la situación de las empresas en general era caótica con riesgos ciertos de quiebres generalizados.
La fábrica de aceites de la Asociación de Cooperativas y la Acería del Sur realizaban fuertes planteamientos reclamando por el elevado nivel de las tarifas eléctricas, insumo sustancial para sus respectivos funcionamientos.
Allí hubo un claro distanciamiento entre la Liga del Comercio e Industria y CELTA y el mismo López Barbeito se refería a la cuestión en los siguientes términos.
No fueron estos los únicos enfrentamientos a lo largo de la historia. Sólo sirven de ejemplo del accionar gremial empresario.
En 1977 se produjo la intervención a la entidad. Se adujeron motivos vinculados con el movimiento dinerario y provocó inquietud y resistencia.
LU 24 fijaba su posición en una nota editorial, tal como ocurría todos los sábados:
La venta ambulante, el accionar de los gitanos, la implementación de una peatonal céntrica, el funcionamiento de los hipermercados, y muchos otros temas generaron fricciones traducidas en posicionamientos públicos.
La Liga del Comercio e Industria a poco de su nacimiento, creyó de la necesidad de contar con un instrumento propio de divulgación. En la década del 30 habría una publicación institucional.
Una iniciativa de ese tipo se repetiría en la década del 90 con la aparición de su revista Gente de Empresa, confeccionada por profesionales de primer nivel.
En sus páginas se plasmarían ideas y proyectos; propuestas y posicionamientos empresarios del más diverso tipo con una excelente presentación y aparición mensual.
Esto sería durante la presidencia de Aldo Fernández, un empresario gastronómico con intereses en la emisora local y que tuviera un final trágico una madrugada cuando se accidentó volviendo de una cena en un restaurante de la conocida Loma de Campano.(foto)
Fernández también, como dirigente empresario muy inquieto, vio la necesidad de Tres Arroyos de implementar de manera muy organizada un sistema de estudios universitarios.
Fue en ese tiempo cuando se lanzó APRESTA, la Asociación Pro Estudios Superiores, con la intervención de distintos sectores representativos de la sociedad.(foto)
Si bien hubo avances importantes, la idea no logró plasmarse ante la indiferencia de la gestión municipal de Carlos Aprile quien luego haría propia esa idea.
Pero Aldo Fernández también debió afrontar situaciones de confrontación.
Nuevamente la crisis general había pegado fuerte y fue el momento del surgimiento de un movimiento denominado Basta, que rápidamente cobraría impulso y que era crítico respecto a la conducción de la Cámara Económica.
Sin embargo, sus reflejos políticos fueron rápidos y acertados. En lugar de confrontar con sus críticos, los cobijó en la entidad empresaria para impulsar desde su seno todas las medidas que se requerían.
Paradójicamente, durante muchas décadas los enfrentamientos que se produjeron no lo fueron con lo que sería su contraparte natural: la CGT Regional.
Por el contrario, salvo situaciones muy puntuales que escapan a este resumen, ambos sectores hay confluido en muchas acciones. Una de ellas ha sido el sostenimiento del Centro de Formación Profesional, pero no es la única acción común.
Los viajantes de comercio
Datos aportados por el señor Alberto Zambón
Entre las décadas del 50 y 60 la actividad de los viajantes de comercio era sumamente intensa, con un trabajo personalizado que con el tiempo se fue supliendo por la incorporación de la tecnología. Hoy es casi un recuerdo.
La decadencia de la actividad podría decirse que se inició con el simple grabador a cinta. Lo que hoy es una curiosidad, en aquellos años era un adelanto considerable.
Sucede que los viajantes hacían uso intenso de la comunicación telefónica, generalmente desde las cabinas públicas. Ello insumía un gasto considerable que a veces corría por cuenta de las empresas y otras por los propios viajantes.
En la búsqueda de una mayor rapidez, muchos trabajadores optaban por grabar los pedidos y luego transmitirlos telefónicamente pero utilizando una velocidad de cinta mayor. Generalmente los grabadores tenían dos velocidades.
Esta era una modalidad ingeniosa pero que fue cayendo en desuso. Luego vendría el fax, y otros mecanismos más sofisticados hasta desembocar en la comunicación vía Internet.
Podría decirse que los avances en la comunicación hizo virtualmente desaparecer la actividad de los viajantes de comercio.
Pero por aquellos años eran muchos y Tres Arroyos además de tener sus propios trabajadores era receptor de gran cantidad de ellos que optaban por hacer noche aquí, aprovechando la hotelería y las posibilidades de esparcimiento que se ofrecían. La nocturnidad, especialmente en el mundo oculto, hacía que nuestra ciudad fuera considerada una “Las Vegas” de la provincia de Buenos Aires.
En ese contexto se formó y funcionó varios años una Agrupación Viajantes de Comercio de Tres Arroyos.
Tras la introducción propia, ahora sí recurro a los datos aportados por Alberto Zambón, quien integrara dicha organización gremial. Recuerda que participaba un señor Turienzo, quien luego tendría un kiosco en calle Pringles frente al Sanatorio Policlínico; Diego Morcillo, Moro, Grivetto, Diego Espinoza, Juan Carlos Beltrán quien luego instaló un comercio mayorista en calle Pedro N. Carrera(entre Colón y Chacabuco); y Canziani, quien puso la perfumería Londres, cuyo nombre cambió a Florencia durante la guerra de Malvinas y que se encuentra en Colón al 400. Entre otros.
La entidad funcionaba en un salón de una propiedad ubicada en calle Balcarce al 300, vereda impar y luego se trasladó a un local de la Galería Tres Arroyos, en Colón y Lavalle.
En 1973 se formó una nueva comisión que nombró como Secretario General a Oscar del Prado; prosecretario general a Alberto Zambón y tesorero Guillermo Prieto.
Oscar del Prado falleció hace algún tiempo. Tuvo relación directa con la radio pues tras fracasar en el primer concurso de locutores, actuó como promotor comercial. Luego fue responsable de Casa Prigione y también incursionó en la radio con un programa matutino en FM Visión. No estuvo ajeno a la política y en ese carácter fue impulsor y candidato por el MODIN, estructura que impulsara años atrás el militar carapintada Aldo Rico.
“esto es Historia” tiene la palabra de Oscar del Prado cuando relata aquel vínculo con LU 24.
Antonio Scipione-Unión Ferroviaria
Fue un dirigente ferroviario de Olavarría desde donde las bases lo catapultaron a la Secretaría General del gremio y otros cargos de relevancia en el gremialismo.
Fue una de las rarezas políticas producidas dentro del sindicalismo nacional para entonces—1973— pues desde hacía mucho tiempo estaba copado totalmente por el peronismo. 
Era un dirigente radical de prestigio y su acción sindical siempre fue reconocida por propios y extraños, habiendo sido secundado por Lorenzo Pepe quien lo exaltó y dijo del respeto mutuo que permitió un funcionamiento institucional correcto.
Fue impulsor del Movimiento Obrero Radical, una expresión que no llegó a consolidarse.
Estuvo en Tres Arroyos en aquella tumultuosa década del 70 y dejó definiciones muy importantes en un reportaje que le realizara Pedro Soumoulou y que ofrecemos seguidamente.

Fotos: Dirigentes y afiliados de la Unión Ferroviaria de Tres Arroyos observándose claramente que se trata del año 1958.
Pedro Soumoulou integró el Departamento Informativo de LU 24 por algún tiempo y fue quien entrevistó a Scipione, tal como se consigna. También fue integrante del Sindicato de Prensa de Tres Arroyos al que representó en un congreso de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa celebrado en La Rioja. Los congresales fueron saludados por entonces gobernador de la provincia, Carlos Saúl Menem. A Soumoulou se lo observa al extremo derecho de la fotografía, apoyando su mano en la baranda.
Click en la imagen para ampliar.
Sindicato de Mecánicos y Afines
El 6 de mayo de 1974 se difundió un espacio especial en que el entonces Secretario General del gremio, señor Alfredo Morán, realizó un relato de la historia de esta organización.
Este documento invaluable se complementa con la entrevista realizada al señor Juan Carlos Portalupi y que se puede escuchar en esta misma página.
La foto que se incluye corresponde a aquella primera promoción de personas que impulsaron la creación del gremio que fue previa a la organización de orden nacional. En la misma se observa en un extremo al señor Morán.
Click en la imagen para ampliar.
Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica A.S.I.M.R.A
El 5 de noviembre de 1959 se reunió el personal de las empresas Rossi Hnos, EIMA, y Juan B. Istilart, todos en calidad de capataces, supervisores y personal de vigilancia de la industria metalúrgica. En la ocasión se decidió la formación de una seccional de ASIMRA.
En 1965 se alquila un local en Brown 574, luego funcionó desde 1972 en avenida Rivadavia 340 y en 1976 se logra la compra del local de 9 de julio 375 adonde estuvo hasta 1998. Ahora está instalada la seccional en Lucio V. López 139. En la sección “Entrevistas” se puede escuchar el testimonio de su actual Secretario General, Adalberto Rodríguez.
En las fotos se observa a los sucesivos titulares del gremio: Héctor Di Benedetto en los períodos 1953/67 y 1970/73; Ernaldo Mendoza entre 1968/69 y Julio Tapia hasta 1974.
Click en la imagen para ampliar.
Centro de Acopiadores de Cereales
El 11 de diciembre de 1940 se constituyó el Centro de Acopiadores de Cereales de Tres Arroyos en el transcurso de una reunión cumplida a las 19,35 en el ámbito de por la entonces Liga del Comercio e Industria, que había sido la convocante del encuentro.
Participaron de la deliberación el señor Ricardo Rudi, de la firma Echegoyen y Cía (militante radical que sería Ministro de Obras Públicas de la provincia); Fernando Escujuri, de la firma Escujuri y Mendiburu; Miguel Tróccoli; Francisco Minieri; Felipe Errazu; Próspero Targise; Laureano Zubiri, de la firma Zubiri Hnos; Alfredo Colantonio; Rodolfo Fiore; Martín González, de la firma José Gallegos Ltada y Germán Kuhlman.
Rápidamente se deja claro que el propósito es constituir una entidad de carácter amplio que actúe en defensa de los intereses de quienes formen parte de la misma en toda la zona, una tónica que recibió apoyo generalizado, y que derivó en la constitución de la primera comisión directiva.
Se distribuyeron los cargos, y se designó al señor Francisco Minieri como el primer presidente de la institución, acompañado por todos los citados precedentemente, además de los señores Martín Tavelli y José Felizia.
Se adopta la denominación con la que se la conoce hasta el momento, es decir Centro de Acopiadores de Cereales de Tres Arroyos y se resuelve de inmediato iniciar un proceso de adhesión de las empresas de toda la zona y se solicita espacio en la sede de la Liga del Comercio e Industria para poder
funcionar institucionalmente.
Teniendo en cuenta la importancia de las resoluciones adoptadas, es llamativa la brevedad de la asamblea constitutiva, lo que indica claramente que se llegaba a la misma con un absoluto convencimiento para la conformación de la entidad gremial empresaria. La asamblea se levantó a las 20,45. Lo cierto es que su dilatada trayectoria, el Centro de Acopiadores de Cereales funcionó en la sede empresaria de avenida Moreno hasta el año 1978.
Posteriormente se trasladó al edificio de Lavalle 490, que tiene una rica historia de carácter político, donde funcionó hasta diciembre del 2003, en que ocupó su actual y moderno emplazamiento de Pedro N. Carrera 142.
Actualmente nuclea a empresas acopiadoras de Tres Arroyos y algunos distritos vecinos y se encuentra adherida a la Federación nacional de entidades gremiales del acopio.
Sindicato de Obreros Gráficos
El 16 de agosto de 1941 se reúnen en la Biblioteca Cacuri, 26 trabajadores gráficos con la finalidad expresa de sindicalizarse, concretándose de inmediato la conformación de lo que sería la Sociedad Obreros Gráficos de Tres que luego pasaría a Sindicato.
Se constituyó en la oportunidad una comisión provisoria, y el 23 de agosto de ese año se distribuyeron los cargos correspondientes según el siguiente
detalle:
Secretario General: Basilio Palacios
Sec. de Actas: Raúl Piscicelli
Tesorero: Manuel Blanco
Vocales: Francisco Soteras, Carlos Franzosi, José Bastianelli, Sven
Segovia, Raúl Urbieta, Víctor Herrera, Constantino Ordóñez y Angel
Taminelli.
El 12 de abril de 1942 se pidió y obtuvo la afiliación a la Federación Argentina de Trabajadores de Imprenta, hoy de Diarios y Afines, que había sido fundada en julio de 1941.
El 31 de julio renunció el Secretario General, Basilio Palacios quien fue reemplazado por el señor Carlos Franzosi, quien es reelecto en diciembre de ese mismo año.
En el período 1944/45 es designado secretario general Raúl Piscicelli a quien luego sucedieron Víctor Herrera, Angel Leonardi, Vicente Bianchi, Segundo Valle, Quinto Leonardi, Eduardo Jatib, Egar Cuestas y desde 1984 hasta fines del 2003 el señor Héctor Gizzi. Luego fue Secretario general el señor José L. Pili.
Actuación
Recién en 1950 se logra el primer convenio colectivo nacional. Hasta ese momento las negociaciones se hacían directamente con las empresas.
El 7 de mayo de 1982 se compró el edificio de Quintana 225 a un precio de 72 millones de pesos en efectivo, procediéndose luego a su refacción total y funcionando como sede del gremio.
Los dirigentes Vicente Bianchi y Héctor Gizzi participaron en abril de 1983 en la provincia de Córdoba del Congreso ordinario de la Confederación Latinoamericana de Trabajadores de la Industria Gráfica. Participaron delegaciones de Panamá, Uruguay, Perú, Chile, Colombia, Venezuela y otros países.
En noviembre de 1984 se realizó en Tres Arroyos una reunión regional y en ese mismo mes se construye un salón de 30 metros cuadrados en la planta
alta de la sede gremial. En agosto de 1991 se celebran los 50 años de la organización con la asistencia de las máximas autoridades de la Federación y delegaciones de distintos lugares del país.
En setiembre de 1993 se aprobó la compra de un predio de 2 hectáreas para ser usado como centro de recreación, y que incluía una vivienda, natatorio, fogón, cancha de fútbol, etc. El día 17 se firma el boleto de compra venta. En octubre de ese año nuevamente se realiza en Tres Arroyos un encuentro regional.
En 1998 se inician los trámites de inscripción gremial y al año siguiente el Ministerio de Trabajo le otorga la inscripción 2130 por resolución del 27 de julio de ese año.
En diciembre del 2001 se regulariza la situación patrimonial del gremio, ya que las compras de inmuebles se habían realizado previas al reconocimiento oficial, a nombre de sus dirigentes. El gremio local está afiliado a la Federación desde abril de 1942, siendo una de las filiales más antiguas. Junto con Bahía Blanca, La Pampa, Azul y Olavarría integra la Zona sur. Dirigentes locales han ocupado en diversas ocasiones cargos en el orden nacional.
En su rica historia, el Sindicato Obreros Gráficos de Tres Arroyos recuerda conflictos diversos y el cierre de distintos establecimientos:
• Imprenta La Minerva, que tenía 16 empleados
• Imprenta Miralles, que tenía 12
• Diario La Hora, 15 empleados
• Imprenta del Ejército de Salvación, con 6 empleados
• Y otras con menor cantidad de dotación de personal, a lo que debe agregarse la reducción de los requerimientos de mano de obra en función de los cambios tecnológicos operados.