Grageas Deportivas: Automovilismo

La regularidad y algo de su historia (16-12-2017)
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
"El Cholo" y "La Bomba" (17-06-2017)
por Alberto Deramo

Las 17 del Club Quilmes de TC en apretada síntesis (26-11-2016)
por Alberto Deramo

Décimo sexta del Club Quilmes (15-10-2016)
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
La Bomba de Caballito (09-03-0216)
(audio)

La Bomba de Caballito (03-09-2016)
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Gran actuación de Volponi (30-07-2016)
por Alberto Deramo(foto de Erpelding y Volponi)

Décimo quinta de Quilmes (18-06-2016)
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Décimo cuarta de Quilmes (13-04-2016)
por Alberto Deramo

Primera Carrera de TC del Club Quilmes (16-09-1951)
por Alberto Deramo
En las fotos: el ganador Javier Roldán es saludado por el presidente del Club Quilmes, José Abel Del Vecchio. Lucha en plena curva de tierra entre el coche 34 de Alberto Logulo y el 60 de Arturo Fernández.
Fe de erratas: En la referencia a la Primera competencia de TC del Club Quilmes emitida el 13 de abril de 2013 se menciona a “Mimicha” Blaquier cuando corresponde Dolores Blaquier, esposa de Andrea Vianini.
Click en la imagen para ampliar.
Segunda carrera de TC del Club Quilmes (31-08-1952)
por Alberto Deramo
En la foto Ernesto Petrini con su Ford, ganador con récord en 1952.
Click en la imagen para ampliar.
Tercera carrera de TC del Club Quilmes para Oscar Gálvez
por Alberto Deramo
En la foto Oscar Gálvez con su Ford, ganador en 1953.
Fe de erratas: En la Segunda del Club Quilmes emitida el 11 de mayo de 2013 se dijo que Alberto Logulo era tandilense cuando en realidad era marplatense.
Click en la imagen para ampliar.
La cuarta del Club Quilmes
por Alberto Deramo
En las fotos Enrique Díaz Saenz Valiente en su Ferrari 4500 a 212 kilómetros por hora y la tradicional figura del coche de los hermanos Dante y Torcuato Emiliozzi.
Click en la imagen para ampliar.
La quinta de TC del Club Quilmes
por Alberto Deramo
En las fotos: Enrique Díaz Sáenz Valiente, Juan Gálvez y Juan T. Ruppell con su hijo Alberto.
Click en la imagen para ampliar.
La sexta de TC del Club Quilmes
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Séptima del TC del Club Quilmes
por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
La octava de Quilmes -1958
por Alberto Deramo

Novena del Club Quilmes-1959
por Alberto Deramo
En la foto la denominada “Bomba de Caballito” que tripuló Héctor Volponi
Click en la imagen para ampliar.
Décima del Club Quilmes-1960
por Alberto Deramo

Undécima edición de TC del Club Quilmes
por Alberto Deramo
En la foto Juan Ibarrondo
Click en la imagen para ampliar.
Duodécima edición de la Vuelta de Quilmes
por Alberto Deramo
foto del ganador Armando J. Ríos
Click en la imagen para ampliar.
Décimo tercera de Quilmes

17ª del Club Quilmes (última del TC)
Por Alberto Deramo

Homenaje a Fangio en B. Juárez (1986)
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Muerte en Pedro Próspero Lasalle
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Los Volponi en Olavarría en 1950
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Vuelta de Allen: Larriestra segundo
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Se superan los 200 de promedio
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
La familia Ruppell
“Esto es Historia” dedicó una parte de su programa del 15 de febrero de 2014 a recordar a los integrantes de una familia apasionada por el automovilismo y la mecánica en general. Amantes todos de Claromecó, no han tenido un adecuado reconocimiento en nuestro medio respecto al esfuerzo empeñado, más allá de los resultados obtenidos. En la reseña de la Quinta del Club Quilmes incluimos algunas fotos por que allí se lograba un séptimo premio. Aquí vemos a don Juan Telésforo y Alberto Ruppell, su hijo, quien actuaba de acompañante. También a don Juan en “el pistero” junto a dos de sus hijos y César Erpelding. De la misma manera una foto familiar más reciente de la familia radicada en España y Juan C. Ruppell, radicado en Tandil. En la nota se conversó con Carlos Ricardo Ruppell, radicado en España y al final Alberto Deramo brinda algún detalle de la trayectoria deportiva.
Click en la imagen para ampliar.
Juan Pourreuix en la primera de Tres Arroyos
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Gran Premio de 1936
Por Alberto Deramo

Carrera de Tres Arroyos en 1936
Por Alberto Deramo

Cantagalli en el Gran Premio Nacional de 1933
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Alberto Beguerie
Escrito por Juan Pablo Pérez Vassolo
NUESTRA-Sociedad evocaba al recordado deportista con una nota publicada en setiembre de 1987 con el título Recuerdos de un amigo de la infancia.
“Finalizaba el año 1939; nuestros juegos de niños eran la bicicleta, la bolita, la payana y los autitos de carrera que los hacíamos con los laterales de madera, capot, techo y baúl de latas de aceite; con ejes de madera de palos de escoba y las ruedas de latas de betún para zapatos.
En nuestra placita de la localidad de Orense nos reuníamos un grupito de chicos y corríamos carreras tirando los autitos con un piolín atado al eje delantero. Unos simpatizaban y se sentían Félix Heredia, otros Arturo Kruuse, Pedro Yarza, y mi ídolo era el cordobés Ricardo Rissati.
Una tarde de verano se nos acercó un pibe rubio, alto y delgado, y con humildad nos preguntó si lo dejábamos jugar. Me llamo Albertito, nos dijo, y dirigiéndose a la impecable coupecita Ford A, modelo 29, color verde, bajó una imitación perfecta del Ford V8 con el N°1 en sus puertas, que llevaba en ese año el campeón Angel Lo Valvo.
Era de color azul y blanco; tenía mica en las puertas, parabrisas y luneta trasera. Sus ejes eran de hierro y tenían flejes de acero que servían de elásticos. Su baúl era de lona y al abrirlo se veían las pesas de plomo que servían de contrapeso. Las ruedas eran de rulemanes y su equilibrio no le permitían que volcara, como ocurría con los nuestros. Aparecía siempre en los meses de vacaciones de verano y ocasionalmente en las de invierno.
Sus padres, don Alberto Beguerie y Julieta Vivanco Alzaga Blaquier, de cuna aristocrática y descendientes de apellidos tradicionales en el automovilismo como figuran en las actas de fundación del Automóvil Club Argentino y Touring Club(años 1904 y 1907), educaron a Albertito y a su hija Celina con condiciones sublimes: amor, humildad y sencillez para con el prójimo.
Inteligente, culto y siempre sonriente en el trato diario. Fue educado en el colegio Carmen Arriola de Marín. Ingresó en la Facultad de Veterinaria, pero su pasión por el campo, las grandes extensiones de hectáreas de sus mayores, lo llevó a abandonar sus estudios universitarios y dedicarse a pleno a la administración de sus bienes.
Buen deportista en cuanta disciplina se alistaba; su condición de dotado lo llevaba a sobresalir. Se alistó en equipos de fútbol en seleccionados estudiantiles, lo hizo en rugby, natación, remo, incursionó en carreras náuticas, se destacó en Turismo de Carretera y en Polo. Ya a los 6 años era posible observarlo bien montado en su petiso pony tobiano o en la cuadrada Ford A, color verde, que permaneció guardada durante muchos años en condiciones impecables en un galpón de la estancia “La Celina”.
En su múltiple y agitada vida, que lo llevaron a volar a grandes distancias, también supo estar al frente de sus cuantiosos bienes. Así como su condición social lo distinguía en los medios que frecuentaba estando de frac o calzando sus altas botas de montar, su simpatía innata y su franca sonrisa iluminaban siempre su distinguido trato preferencial y hacía culto de la amistad por igual a todos a quienes extendía su mano.
Así como de chico lo esperábamos en Orense para sentir las pitadas del tren de pasajeros que llegaba de Plaza Constitución los martes, jueves y sábados a las 10, porque sabíamos que Albertito le venía ganando el lado derecho de la vía, de grande también lo hacíamos, tanto “El gaucho”, que recibía gratis la ración de avena para sus pingos, como a los que nos interesaba la política; era una de sus debilidades y siempre estaba muy bien informado por su militancia política activa.
Para conmigo su saludo era siempre el mismo: ¿Cuándo te vas a hacer conservador? ...Sos un buen amigo para no estar junto a nosotros........
Click en la imagen para ampliar.
Alberto Beguerie (el “mono”)
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Rosendo Pedro

Click en la imagen para ampliar.
Angel Esteban Di Nezio
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
Ireneo Poblet
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
El primer auto y las primeras competencias
Por Alberto Deramo

Click en la imagen para ampliar.
La trágica del 38
Por Alberto Deramo
En las fotos Fermín Martín y Miguel Satuszek y una de las víctimas de la trágica competencia.
Click en la imagen para ampliar.
Los hermanos Volponi
por Alberto Deramo
Las fotos corresponden al año 1949 cuando se produce el debut y 1951 antes de la largada de la competencia de Tres Arroyos
Click en la imagen para ampliar.
Segundo "Cholo" Taraborelli
por Alberto Deramo
En la foto con su acompañante Hugo Bonavento. Click en la foto para ampliar.
Click en la imagen para ampliar.
Recordando al “Cholo”
Escrito por Juan Pablo Pérez Vassolo en abril de 1988, Publicado en NUESTRA Sociedad
Al amparo de la pureza de la grasa y del aceite, Taraborelli forjó su propio destino, por todo lo que significaba pasión por la velocidad y el riesgo sobre motocicletas, sobre la pequeña Betty sobre los poderosos autos del TC.
Su trayectoria deportiva fue muy intensa y muy rica en triunfos y satisfacciones personales y de lo que se recoge de sus amigos, permiten ver a un ser humano tierno y humilde. Allí donde estaba Cholo, estaba la amistad.
En julio de 1939 se forma en nuestra ciudad el Velox Moto Club, pero un año antes, el 28 de abril de 1938 se había formado el Moto Club local. Extraña paradoja forman un triángulo de fechas y homenajes.
El Moto Club cumple sus años en la misma fecha de la desaparición física del deportista, y con cuyo nombre se lo bautizó.
El 5 de mayo de 1957 debutó con la histórica Betty, con carrocería de midget y una planta motriz de excepcional calidad y gran rendimiento, con una velocidad increíble y comprobada de 212 kilómetros horarios lanzados. Ese día se fotografió con su amigo Benedicto Campos y se encontró en la final de la competencia con Mendivil, un bahiense ganador de cuanta competencia se presentaba. El duelo no pudo concluir, pues Mendivil debió abandonar y Cholo reguló la carrera ganando cómodamente.
A partir del debut, esta pequeña máquina comienza a registrar abandonos, hasta que la gran capacidad de mecánico de Taraborelli le encuentra solución. Junto con los hermanos Cañueto se trabaja en las bielas, llegando a reforzarlas con relleno de hierros recortados de varillas.
Admirablemente carburada, comienza una serie triunfal que la hace imbatible, inclusive en el sur del país. En el anecdotario de frustraciones se ubica un descuido que significó que el motor se fundiera.
Era para una carrera en el Moto Club. El auto, contrariamente a lo previsto, fue conducido en marcha sin advertir que se había quitado el tapón del radiador. Un colaborador importante en esa joya mecánica fue Nelson Di Fonzo, quien realizó en su taller los casquillos especiales necesarios para que funcionara la planta motriz, totalmente importada. Los trabajos de adaptación se harían en los talleres entonces conocidos como Di Fonzo y Marchi. La Betty asombró no solamente al público, sino a mecánicos y competidores, críticos y periodistas de Europa cuando en Rosario disputara con la conducción de Campos, ante las máximas figuras del momento.
En 1957 una barra de amigos de Taraborelli concretó el apoyo económico necesario para la compra del vehículo, un sorprendente auto diseñado para correr en speedway. Comerciantes y agricultores, sobre todo amigos, hicieron posible una etapa feliz en la historia del corredor. Se recuerda a Miguel Cofone, Sabattini Alfini, Clemente Pedone, Di Nezio, Barsi, Di Giano, De La Penna, y su hermano Pedro.
Con ellos viene la etapa del TC. Compran el auto de Juan Carlos Navone que luego sería conducido por Bautista Larriestra y Héctor Volponi.
No dura mucho. Campos lo contacta con su sobrino Armando J. Ríos que preparaba un Ford F100 del que se alejó al consagrarse con la marca Chevrolet.
El Ford llega a Tres Arroyos. Cholo logra un tercer puesto en Quilmes, siendo acompañado por Rosendro Pedro.
Antes lo habían acompañado Patricio Miguel, Versen y José María Granero, quien también tuvo a su cargo la preparación en su taller de calle Mitre.
El 3 de marzo de 1963 es inolvidable. Peleando entre el barro, con defectos en su embrague, se clasifica segundo detrás de los hermanos Emiliozzi y delante de Pairetti. Pero ni en su consagración pierde su humildad; modestamente espera sentado sobre el guardafango delantero la llegada de sus amigos en un parque cerrado mudo ante la trágica desaparición de Juan Gálvez.
Luego la otra etapa, la de la Peña El Tucano, que adquiere un Torino 380 W, que sella la historia. Su esposa nos dijo que fue el destino. Cholo no correría más. Llegaba su segundo hijo que esperaba fuera mujer y la llamaría Mariana. Pero no pudo asistir al nacimiento de Mariano.
Segundo Taraborelli nunca levantó el pie del acelerador, ni con la Betty entre polvaredas, con su pañuelo en la boca; ni en Olavarría, entre el barro; ni en Balcarce, entre la tierra que levanta en una curva un auto que pisa la banquina y lo envuelve para siempre en el recuerdo.
Torcuato Emiliozzi con Nelson Mouhapé - 1983
Entrevista realizada en 1983 por el periodista Nelson Mouhapé con el automovilista Torcuato Emiliozzi, en ocasión de una cena realizada en nuestro medio en homenaje al señor Diego Vassolo, que se disponía a estrenar un nuevo automóvil de Turismo Carretera.
Click en la imagen para ampliar.
Raúl Edgardo Lavari
El 18 de mayo de 2013 difundimos parte de la transmisión de la competencia en que el corredor tresarroyense se consagraba campeón de Mar y Sierras, en Balcarce. Se oyeron voces históricas de la estructura deportiva de entonces y también el testimonio en vivo, vía telefónica, del propio Lavari.
En la foto se lo ve con Nelson Difonzo, Carlos Potente y Oscar Alonso.
Click en la imagen para ampliar.
Lavari en la F1 Mecánica Argentina
No fue extensa la campaña que Lavari tuviera en esta categoría y los resultados no fueron satisfactorios.
El “Loco” o “el Pájaro” como se lo apodaba dijo en un reportaje que su ilusión era participar en la Fórmula uno internacional lo que económicamente fue imposible.
Sin embargo pudo hacerlo en la categoría monopostos en nuestro país.
En “esto es Historia” hicimos al respecto la siguiente reseña
Click en la imagen para ampliar.
Diego Ricardo Vassolo
El 6 de julio de 2013 se recordaba en “esto es Historia” una competencia de TC de Tandil con la participación del tresarroyense Diego Ricardo Vassolo. Desde su residencia en Pila formuló algunas declaraciones. Se contaba con la presencia en estudios del periodista Ricardo Guido, relator de esa competencia, cuyas apreciaciones pueden escucharse en “entrevistas”.
Click en la imagen para ampliar.
Jorge Martínez Boero
Quien fuera campeón del Turismo de Carretera y un ídolo para muchos, Jorge Martínez Boero visitó varias veces Tres Arroyos.
En una entrevista que le concediera a Alberto Ferrari relató aspectos de su inicio en el deporte motor y también su alejamiento y luego su retorno a la actividad. Un fragmento de sus declaraciones son las siguientes.

Bautista Miguel Larriestra
por Alberto Deramo
El 21 de setiembre de 2002 se produjo la inauguración de un monolito recordatorio de Bautista Miguel Larriestra a quien se lo ve en la foto acompañado por el autor de esta semblanza. Dicho monolito está emplazado en avenida Constituyentes y ruta 228. En la otra foto se lo ve junto al “Halcón”, en la localidad de Hughes el 14 de setiembre de 1969.
Click en la imagen para ampliar.
Pedro Duhalde
por Alberto Deramo
En las fotos fotos que se incluyen se lo ve a Pedro Duhalde con Marimón y el Chevrolet número 12 con el que fueron ganadores de la competencia Caracas-Buenos Aires, y con Jorge Descotte ganadores de la carrera Córdoba-Chaco, premio “Reelija a Perón”.
Click en la imagen para ampliar.
Mario Di Nezio
por Alberto Deramo
Un fugaz paso por el Turismo Carretera tuvo el piloto de San Cayetano Mario Di Nezio. En 1973 participó de la vuelta de Necochea, ocasión en que también debutaba quien luego sería una figura trascendente de la categoría: Oscar “Pincho” Castellano. Di Nezio corrió con el Ford Falcon que había pertenecido a Alberto Beguerie y luego con un automóvil Dodge. La transmisión de la competencia estuvo a cargo de Carlos Potente, el apoyo desde el avión de Mario Alberto Contardi, Guillermo Schulze desde referencias de paso, Walter Villemur en los cronometrajes y Roberto Sarlangue en locución. En la foto, Carlos Potente.
Click en la imagen para ampliar.